Website Personal Francisco González

Información sobre mi. contacto@franciscogonzalez.page
digital francisco

Funciones Avanzadas Sobre la Gestión de Sitios Web

Debes tener claro que son las páginas canónicas y cómo afectan al raastreo y a la indexación de tu sitio web. También debes saber cómo retirar o gestionar contenido duplicado de tu sitio cuando sea necesario.

Comprueba que Google pueda acceder a las páginas o recursos (imágenes, archivos CSS,etc.) que quieras que rastree. Es decir, asegúrate de que no estén bloqueados por ninguna regla de robots.txt y de que cualquier usuario anónimo pueda acceder a ellos.


La URL Canónica

Una URL canónica es la URL de la página que Google considera más representativa de un conjunto de páginas duplicadas de tu sitio web. Por ejemplo, si tienes varias URL que dirigen a la misma página, Google solo eligirá una como URL canónica.

La URL canónica puede también pertenecer a un dominio distinto a la duplicada. Al indexar sitios web, el robot de Google intenta determinar el contenido principal de cada página. Si detecta que el contenido de varias páginas de un mismo sitio web es muy similar, marca como canónica la página que considera más completa y útil.

Google selecciona una página canónica según diferentes factores (denominadas "señales"), como los siguientes: si la página se publica mediante http o https, la calidad de la página, si la URL está en un sitemap y si la página incluye la etiqueta "rel=canonical". Puedes indicar tu preferencia mediante ests técnicas, pero es posible que Google elija que otra página es la canónica por diversos motivos.

En los resultados de la Búsqueda de Google solo suelen mostrarse páginas canónicas, a menos que un duplicado se adapte mejor a la consulta de un usuario. Por ejemplo, es probable que se muestren páginas de la Web móvil si los usuarios están utilizando dispositivos móviles, aunque la página canónica que se haya indicado sea para ordenadores.

Puedes ver cuál es la página que Google considera canónica conla herramienta de inspección de URLs.

La herramienta de inspección de URLs proporciona información sobre la versión indexada por Google de una página concreta. Entre algunos de estos datos se incluyen errores de AMP, errores de datos estructurados y problemas de indexación.

Esta herramienta no hace una prueba en tiempo real; es decir, no describe la versión publicada en la Web de las páginas, sino la versión indexada más reciente. La información que se muestra en la herramienta es la que usa Google para evaluar los resultados de búsqueda. Es posible que tu página haya cambiado desde la última vez que Google la rastreó o que ya no esté disponible. En el campo "Último rastreo" de la sección Cobertura, se indica la fecha en la que se obtuvo la información que se muestra en la herramienta (si la página que se inspecciona se rastreó correctamente).

Puedes probar una URL publicada de tu propiedad para ver si Google puede indexarla. Al hacerlo, se ejecutará, una prueba de página publicada con la que se obtendrá información similar a la que se obtiene de las URL indexadas.

La URL está disponible para Google


Significa que la URL no está bloqueada y no tiene ningún error detectable que evite la indexación completa. Si Google indexa la URL, esta puede aparecer en los resultados de búsqueda de Google, siempre que cumpla las directrices de calidad y seguridad, no esté sujeta a acciones manuales ni a retiradas de contenido, y no esté bloqueada termporalmente.

Puedes solicitar otra indexación adiccional. Se envía una solicitud para que Google indexe una URL inspeccionada. La indexación puede tardar una o dos semanas, aunque con esta herramienta puedes ver el progreso.

Sigue estos pasos para solicitar la indexación de una URL:

  1. Inspecciona la URL de la página.
  2. En la página de resultados de la inspección, haz clic en Solicitar indexación. Si la página supera una comprobación rápida para detectar errores de indexación inmediatos, se envía a la cola de indexación. Si en la prueba en tiempo real se considera que no es indexable, no podrás solicitar se se indexe.

El Sitemap de tu sitio web


Los sitemaps son fundamentales para rastrear contenido no extual, como imágenes o vídeos. Las páginas incluidas en sitemaps no son las únicas que Google rastrea, pero sí tienen prioridad frente al resto, lo que resulta especialmente importante en el caso de sitios web cuyo contenido cambia rápidamente o cuyas páginas podrían no detectarse a través de enlaces. En relación con las entradas de vídeo de un sitemap, se pueden indicar la duración, la categoría y la calificación por edad recomendada de los vídeos. En cuanto a las imágenes, se pueden incluir el tema, el tipo y la licencia de las imágenes.

Si quieres que los vídeos, las imágenes y los artículos de noticias que hay en tu sitio web aparezcan en los resultados de la Búsqueda de Google, inclúyelos en un sitemap para ayudar a encontrarlos e interpretarlos. Si no ves necesario que aparezcan en los resultados de imágenes, vídeos o noticias, quizá no haga falta que uses un sitemap.

Ayuda a Google a interpretar el contenido de tu sitio web


Incluye la información más importante de tu sitio web en formato de texto y no en recursos gráficos. El texto sigue siendo la forma más segura que tienes de ayudar a interpretar el contenido de tu página. Si utilizar contenido no textual o quieres dar más información sobre el contenido de tu sitio web, añade datos estructurados a tus páginas; de ese modo, se comprenderá mejor el contenido, y podrá ser incluido en funciones de búsqueda especiales, como los resultados enriquecidos.

Si no puedes añadir estos datos a tus páginas, tienes a tu disposición la herramienta Marcador de datos, que te permite destacar partes de una página e indicar a Google lo que representa cada sección: un evento, una fecha, un precio, etc. Es bastante sencillo de hacer, pero puede dejar de funcionar si cambias el disño de la página.

Prácticas recomendadas para vídeos


En la Búsqueda de Google, los vídeos pueden aparecer tanto en los resultados de búsqueda combinados como en los resultados de vídeos. Cuando los usuarios hagan clic en uno de tus resultados de vídeo, se les redirigirá a tu página, donde podrán ver el vídeo.

En la mayoría de los navegadores móviles ya no se admite Flash, tecnología que Adobe tiene previsto dejar de ofrecer en el 2020.

No incluyas vídeos que no tengan ninguna relación con la página en la que se alojan. Por ejemplo, vídeos que aportan muy poco a la página o que no están relacionados con el contenido de texto principal. Google verifica la información que proporcionas en cada vídeo, para comprobar si coincide con la que está en el sitio web. Puede ver un ejemplo de Sitemap de video aquí.

Tienes que facilitar que los usuarios puedan encontrar y reproducir los vídeos de cada página de destino. Si insertar un reproductor de vídeo que admita una gran cantidad de formatos de vídeo en un lugar destacado, puede que tus vídeos resulten más atractivos a los usuarios y que Google los pueda indexar con más facilidad.

Proporcionar imágenes en miniatura de baja calidad en los vídeos no es valorable. Google acepta miniaturas en cualquier formato de imagen, pero consideran mejores las .png y .jpg. Las imágenes deben tener como mínimo 160x90 píxeles y como máximo 1920x1080 píxeles. Si utilizas la misma miniatura, título o descripción en diferentes vídeos, puede haber problemas al indexarlos y resultar confuso a los usuarios. Asegúrate de que los datos de cada vídeo son únicos.


Asegúrate de que tus vídeos sean visibles y fáciles de encontrar en las páginas donde se alojan. Usa una página por cada vídeo que incluya un título descriptivo o una descripción única.

office